La sociedad actual se encuentra en una transformación acelerada ante la evolución de los medios digitales, electrónicos e informáticos, el acceso a la información y a transformación del paradigma productivo, teniendo así un efecto directo en los procesos de organización de la sociedad, generándose una serie de necesidades y expectativas por parte de los distintos sectores involucrados en el desarrollo de la sociedad.

El panorama posiciona a diversos actores –como son el sector privado, la industria, las universidades, por citar algunos- en la definición de una ‘nueva sociedad’ centrada en el conocimiento, el cual debe convertirse en el principal motor del desarrollo sustentable; además de permitir cerrar la brecha productiva que surge con las condiciones en las diferentes regiones del mundo.

La desigualdad característica de estas brechas productivas, parte de la incapacidad que tienen algunos países o regiones enteras de ofrecer materias primas o servicios que les permitan involucrarse en un plano de crecimiento económico y por ende un desarrollo de sus condiciones sociales y beneficios per capita que ofrece este desarrollo (CEPAL, 2003). De esta forma, la visión del conocimiento como principal eje de desarrollo social, es necesario que cada Estado o región, oriente e invierta suficientes recursos en la creación de espacios que se conviertan en gestores, movilizadores y productores de insumos para el desarrollo.

En este marco de transformaciones y la introducción al vocabulario del paradigma de la Sociedad del Conocimiento, cabe mencionar que los conceptos interactúan constantemente resaltando una distinción entre información -como el conjunto de datos- y conocimiento, como el conjunto de información organizada de forma lógica para uso y aplicación.

La sociedad de la información y el conocimiento es un término acuñado en la década de los 90s del siglo pasado, tomando tal acepción a partir del incremento en el acceso a los bancos informacionales de los que se tiene una disponibilidad a través de diversos recursos. Esto deriva de la transformación de los medios de información y comunicación, destacándose radio y televisión, los cuales tuvieron una penetración sustant iva en los núcleos familiares. Hacia la década de los noventa, el acceso a la informática de manera individual con la compra de computadoras de escritorio y el carácter comercial de Internet, se convierten en la mancuerna perfecta para involucrar a los estratos sociales en procesos de accesibilidad al conocimiento.

Partiendo de esta nueva característica social, los sectores productivos, la economía y los sistemas organizacionales del aparato político de los Estados modernos, enmarcados en el pleno accionar de la globalización, se posicionan ante la necesidad de someter los flujos de información a nuevos enfoques en la gestión y manejo de la misma, surgiendo una perspectiva de gerenciamiento del conocimiento con fines productivos y de desarrollo social (Casas, 2002).

De esta forma, el paradigma implica una transición obligada de los modelos productivos y organizacionales, tomando en cuenta el crecimiento de la población, las nuevas demandas y el papel de distintos sectores sociales involucrados en la estructura productiva; además de la necesidad de acortar y optimizar los procesos de transferencia de la información a partir del uso de tecnologías (este aspecto se desarrolla a partir de la incursión de los recursos tecnológicos e informáticos en los sectores productivos, con la finalidad de reducir costos, en este caso del conocimiento). Esta transición responde a las nuevas condiciones que el factor de competitividad, imprime en el mercado laboral, en la constante búsqueda de obtener el mayor plusvalor en las competencias del capital humano y su potencial desarrollo intelectual. Por lo anterior, la CEPAL define a la sociedad del Conocimiento como “un sistema económico y social donde el conocimiento y la información constituyen fuentes fundamentales de bienestar y progreso CEPAL, 2003: 10). Un nuevo paradigma organizado en torno a las Tecnologías de Información y Comunicación, se convierte en el principal insumo para el desarrollo de la sociedad.

La Sociedad del Conocimiento encierra distintos cuestionamientos en torno a su concepto central, de los que se desatacan los siguientes: ¿Existe un solo tipo de conocimiento? y ¿cómo elegir el más adecuado según las necesidades y características demandadas por los diferentes sectores involucrados en el desarrollo? Para dar respuesta a la primera de las cuestiones, Foray y Lundvall consideran una tipología respecto de los tipos de conocimiento, donde exponen cuatro tipos de conocimiento: i) Saber qué (Know what); ii) Saber por qué (Know why); iii) Saber cómo (Know how) y iv) Saber quién (Know who) (Casas, 2002: 9-10).

En esta distinción, los autores contemplan las diferentes dimensiones que deben tomarse en cuenta en la producción del conocimiento, definiendo su tipo, la capacidad de selección de la información, sus fines, así como de los medios y modos de producción más recomendable en términos de costo-beneficio, sin perder de vista al destinatario o receptor.

Por lo tanto, el paradigma mencionado toma una perspectiva central en “la capacidad para identificar, producir, tratar, transformar, difundir y utilizar la información con vistas a crear y aplicar los conocimientos necesarios para el desarrollo humano. Estas sociedades se basan en una visión de la sociedad que propicia la autonomía y engloba las nociones de pluralidad, integración, solidaridad y participación” (Informe Mundial sobre Desarrollo Humano. Poner el adelanto tecnológico al servicio del desarrollo humano, PNUD, 2001.).

Es importante destacar que el conocimiento se produce a partir de las condiciones del contexto, y se define según los intereses y necesidades de cada lugar, comunidad o región. En este nivel de análisis, Gibbons establece la idea de nuevas formas de producción del mismo, definiéndoles como “Modo 1 o Modelo Lineal (problemas definidos en el ámbito académico, disciplinario, cuenta con formas de organización regidas por las normas de la ciencia, no es responsable socialmente, se transmite en formas de publicación académica y es validado y evaluado por la comunidad de especialistas) y; Modo 2 o Modelo Interactivo (se produce en un contexto de aplicación, es transdisciplinario, heterogéneo y se da en formas de organización diversas, es responsable socialmente y reflexivo; además de contar con un control de calidad -dimensiones cognitivas sociales, económicas, ambientales, políticas, entre otras)”(Casas, 2002: 4).

En el plano de la dinámica social, los modelos referidos permiten ubicar el papel de las instituciones a partir de las características desarrolladas y las condiciones funcionales en el uso y tratamiento del conocimiento, con la finalidad de cumplir con los objetivos derogados por el paradigma, en cada uno de los sectores involucrados socialmente.

Tomando en cuenta estas distinciones conceptuales, uno de los principales espacios responsables de su producción es el sistema educativo. En éste se deposita la responsabilidad de formar una masa crítica capaz de hacer frente a las necesidades y retos de la sociedad contemporánea.

La perspectiva reside en el desarrollo de competencias, habilidades y destrezas, con diferentes grados de especialización, centrados en diferentes aspectos del complejo cognitivo que permita al alumno convertirse en un trabajador del conocimiento una vez concluido su ciclo académico. Este conjunto de recursos se desarrollan en los distintos niveles académicos que componen el sistema educativo de cualquier nación.

By jolusafe5

Apasionado por los temas educativos, ciencias sociales y tecnología. Ingeniero en Computación y Sistemas por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) . Maestría en Informática Aplicada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). Estudiante de Maestría en Inteligencia Artificial por ALINNCO.

¿Qué te pareció este post? Ayuda a mejorarlo con tus obervaciones

“Para liberarse, la mujer debe sentirse libre, no para rivalizar con los hombres, sino libres en sus capacidades y personalidad”.

-Indira Gandhi

Suscribete a nuestro canal OnSchool y ayudas a que esta informacion llegue a más mujeres exitosas como tu

subscribe