Modelo constructivista de enseñanza-aprendizaje de las ciencias

 
Modelo Constructivista
Modelo Constructivista

Si algo comienza a estar claro hoy, precisamente, es la necesidad de romper con la idea ingenua pero extraordinariamente extendida de que enseñar es fácil: cuestión de personalidad, de sentido común o de encontrar la receta adecuada para acabar con la enseñanza tradicional. Más aún, resulta necesario comprender  que tras la idea vaga de enseñanza tradicional existe un modelo coherente de enseñanza-aprendizaje por transmisión- recepción de conocimientos ya elaborados (Gil; 1983: 89) y que la renovación de la enseñanza no puede ser cuestión de simples retoques, sino que presenta las características y dificultades de un cambio de paradigma.

Si tras varias décadas de esfuerzos innovadores no se ha producido una renovación efectiva de la enseñanza, ello puede ser atribuido, precisamente, a la falta de comprensión de la coherencia global del modelo tradicional y a la ausencia de un nuevo paradigma capaz de dar respuesta a las dificultades encontradas por el primero.

Intentaremos aquí evitar estos planteamientos contra-teóricos, mostrando que los avances en la transformación efectiva de la enseñanza de las ciencias son el fruto complejo de los desarrollos convergentes de diversas líneas de investigación.

El modelo constructivista, está jugando hoy ese papel integrador, tanto de las investigaciones en los diferentes aspectos de la enseñanza-aprendizaje de las ciencias, como de las aportaciones procedentes del campo de la epistemología, psicología del aprendizaje, etc. De este modo, las propuestas constructivistas se han convertido en el eje de una transformación fundamentada de la enseñanza de las ciencias.

Solución para la enseñanza-aprendizaje de las matemáticas, es el aprendizaje significativo

La crítica, muy justificada, de la enseñanza por descubrimiento, se vio acompañada por una defensa renovada del «aprendizaje por recepción», es decir, de la enseñanza por transmisión de conocimientos ya elaborados. Esta orientación en la que destacan los nombres de Ausubel  y Novak  resaltó adecuadamente aspectos como el papel de guía del profesor (para evitar las adquisiciones dispersas que proporciona el descubrimiento incidental) o la importancia de las estructuras conceptuales de los alumnos en la adquisición de nuevos conocimientos.

La innovación en la enseñanza se orientó así al estudio de las jerarquías de los conceptos a introducir y a la elaboración de mapas conceptuales (Moreira y Novak; 1988: 65) para presentar ordenadamente los conocimientos, de forma que pudieran integrarse significativamente, es decir, de forma no arbitraria, sustancial e intencionada-en las estructuras conceptuales de los alumnos. La principal aportación del trabajo de Ausubel fue, sin duda, el esfuerzo explícito de fundamento teórico; ello permitió cuestionar las propuestas ingenuas del aprendizaje por descubrimiento y mostrar que, tras la idea vaga y peyorativa de enseñanza tradicional existía un modelo coherente de enseñanza- aprendizaje por transmisión-recepción. Por lo demás, algunas de las aportaciones de Ausubel , la distinción entre aprendizaje significativo y aprendizaje memorístico forman parte hoy del bagaje común de todos los educadores.

¿Qué te pareció este post? Ayuda a mejorarlo con tus obervaciones

¡Para continuar regalanos un LIKE!

Para continuar viendo la información dale Like aquí abajo y esta ventana se cerrará automáticamente en 5 segundos…