Comunicar y educar son nociones con numerosos y complejos significados. Su interrelación es característica de nuestro tiempo al grado que se les ha intentado fusionar mediante la aplicación a rajatabla de la teoría mecanicista de la comunicación. Para apuntalar esta afirmación, José Luis Rodríguez Illera nos confirma:

“Por desgracia los resultados de semejante operación no pueden ser más desalentadores: el esquema <emisor-mensaje-receptor> se ha aplicado de forma literal (el emisor es el maestro, el receptor el alumno, y el mensaje lo que el maestro dice o hace), sin ningún tipo de reparos, sin plantearse siquiera la validez del propio esquema y mucho menos la traducción efectuada de los conceptos.” (Rodríguez. JL, 1988, p14).

De igual forma, cada uno de estos dos conceptos básicos en el devenir de la humanidad, tienen sus particularidades.

Comunicar, por ejemplo y como ya se refirió, se ha hecho erróneamente sinónimo de información. Pero comunicar es un proceso que implica la existencia de al menos dos sujetos conscientes: una persona que necesita comunicarse y de otra que está dispuesta a compartir el diálogo. Como puede comenzar a suponerse aquí existe una relación co- dependiente, ya que uno existe en función del otro.

Socrates y sus discípulos. (Pintura de Pinelli)
Socrates y sus discípulos. (Pintura de Pinelli)

Comunicar es en consecuencia una interacción entre sujetos que se complementan y se autoequilibran, se enriquecen mutuamente y se relacionan poniendo algo en común o haciendo partícipe de algo al otro. Así, la genuina comunicación es recíproca y en palabras de Jaime Sarramona, en ella opera:

“una síntesis entre unidad y dualidad interpersonal. Sin la existencia de esa unidad no habría comunicación… la comunicación no se realiza sin que mi propia subjetividad la comunique a otra subjetividad, pues sólo el otro en cuanto persona puede corresponder y permitir que exista algo en común, algo en lo cual ambos participemos.” (Sarramona, 1988, p28).

Al mismo tiempo, comunicar incluye acción junto con otros, en unidad común, ser miembro de una comunidad y participar en ella. Conjuntamente 27 compromete actitudes superiores como el condicionarse al bien común, convirtiendo así al sujeto en “actor y protagonista de su propio desarrollo perfectivo.” (Sarramona, 1988, p31).

Además dentro de la teoría, la delimitación de este concepto incluye a la significación. O sea una relación inteligible, [significante], integrada por los contenidos de quien se expresa, por la formulación de una expresión propia, por un término que da a entender mi expresión, por la finalidad e intención del acto comunicativo, y por los ámbitos en los que interactúan estos elementos, lo cual nos acerca al campo educativo.

Educar es un proceso que involucra acción- práctica y reflexión del sujeto sobre sus actos y sobre el mundo para transformarlos. También procura crear concienciación, lo que en la investigación de Paulo Freire se define como:

“un despertar de la conciencia, un cambio de mentalidad que implica comprender realista y correctamente la ubicación de uno en la naturaleza de la sociedad; la capacidad de analizar críticamente sus causas y consecuencias y establecer comparaciones con otras situaciones y posibilidades; y una acción eficaz y transformadora. “(Sanders, citado por Freire, 1978, p14).

Educación también es práctica liberadora que promueve la activación del sujeto, su inserción conciente en la problemática que lo rodea, y lo provee de herramientas para reconocer, analizar y superar su condición existencial. El sujeto cuando crea y recrea [su] entorno, hereda experiencia, la cual se integra como conocimiento útil, tanto en lo personal como en lo comunitario, lo que ahora puede ser empleado para responder con eficacia a los desafíos que esta sociedad le impone. Convirtiéndose así de un ser de contactos a un ser de relaciones.

Dentro de esta práctica educadora y libertaria, el diálogo posibilita la concienciación y lo inclina favorablemente hacia una revisión constante en el marco de un proceso de autocrítica a su posición en el mundo.

“¿Y qué es el diálogo? Es una relación horizontal de A más B. Nace de una matriz crítica y genera crítica. Se nutre del amor, de la humildad, de la esperanza, de la fe, de la confianza. Por eso sólo el diálogo comunica. Y cuando los polos del dialogo se ligan así… se hacen críticos en la búsqueda de algo. Se crea entonces, una relación de simpatía entre ambos. Sólo ahí hay comunicación.” (Freire, 1978, p104).

La construcción de una sociedad justa y democrática mediante la práctica educadora, tiene como base el diálogo. Un diálogo que satisface una necesidad fundamental en el Ser Humano: comunicarse; pero además, colabora con la arquitectura y con la formación educativa de un Ser Humano consciente de las relaciones que mantiene con otros sujetos y con el mundo; donde se comunica, interactúa, aprende y se desarrolla.

En resumen, en esta investigación se concibe a la comunicación educativa, como un sistema formado por la síntesis de dos procesos:

a. Comunicación: Como proceso de conocimiento en donde el objetivo gira en torno a significar significados, con la coparticipación de los sujetos comunicantes. Es una práctica social a través de la cual los sujetos se vinculan, se reconocen, interactúan y aprenden entre sí.
b. Educación: Como proceso liberador que relaciona directamente al individuo con su realidad; siempre a través de los diversos vínculos que pueden establecerse mediante la comunicación.

Entonces la comunicación educativa se convierte en un proceso activo, de ida y vuelta, que involucra apropiación, desarrollo, transformación, producción y difusión de conceptos y conocimientos, así como de perspectivas sociales dentro de una colectividad, mismo que involucra una estructura formalmente dinámica, que relaciona experiencia, comprensión, juicio y decisión, y que llevan al individuo a conocer la realidad y a actuar en consecuencia.

Así, la comunicación educativa implica además dos requisitos primordiales que debe atender para estructurarse de acuerdo a los objetivos y aprendizajes que persiga, los cuales son:

1) Propiciar en el interlocutor, a partir de sus propias categorías mentales, experiencias, valoraciones e intereses; la auto- construcción del conocimiento.
2) Estos conocimientos auto- construidos deberán proporcionar una serie de detalles que permitirán al interlocutor valorar sus nuevas adquisiciones cognoscitivas; o sea, darles un aplicación significativa o significante.

Al mismo tiempo existen condiciones básicas que la comunicación educativa debe cumplir desde la perspectiva funcional (Sarramona, 1988):

I) Motivadora. Para lograr la apertura y disponibilidad de los sistemas de recepción.
II) Persuasiva. Para lograr incorporar la información (contenido y programa) a los procesos de auto- construcción y/o significación.
III) Estructurante. Qué promueva la auto- construcción.
IV) Adaptativa. Para que posibilite y valide positivamente una respuesta educativa, así como una mejor interacción con el medio.
V) Consistente. Congruente con el patrón educativo y a la vez novedosa para evitar redundancias.
VI) Generalizadora. Para que promueva la apropiación de conocimientos.
VII) Y que incluya la correcta utilización de distintos canales para un mismo mensaje sustentando en la adecuación de la comunicación y de la información al nivel y estado evolutivo del sujeto.

Tales condiciones de la comunicación educativa deben plantearse también y con particular profundidad para el uso educativo de Internet y de las computadoras, mediante un patrón que trascienda las aplicaciones tradicionalistas que a la tecnología se le está dando en nuestro país bajo un tinte innovador, pero que solamente están construyendo costosos elefantes blancos que repiten viejos moldes que no llevan a ningún lado.

By jolusafe5

Apasionado por los temas educativos, ciencias sociales y tecnología. Ingeniero en Computación y Sistemas por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP) . Maestría en Informática Aplicada por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). Estudiante de Maestría en Inteligencia Artificial por ALINNCO.

¿Qué te pareció este post? Ayuda a mejorarlo con tus obervaciones

“Para liberarse, la mujer debe sentirse libre, no para rivalizar con los hombres, sino libres en sus capacidades y personalidad”.

-Indira Gandhi

Suscribete a nuestro canal OnSchool y ayudas a que esta informacion llegue a más mujeres exitosas como tu

subscribe