Las dificultades en la comprensión lectora generalmente no están relacionadas con problemas neurológicos o sensoriales, sino con la motivación y poca dedicación a la lectura, González y Romero