Es indudable que a veces los alumnos consideren esta actividad (que es fundamental en la vida del hombre) como una verdadera tortura, como un martirio y la aborrecen.