¿Qué es un proyecto pedagógico de aula?

 
Proyecto pedagógico de aula
Proyecto pedagógico de aula

La pedagogía por proyectos (proyecto pedagógico) desarrolla conocimientos y competencias que se originan desde la generación de espacios de actuación que le permite entender al estudiante el uso del conocimiento en un contexto real. Alumnos y docentes comparten la experiencia de la construcción del conocimiento desde las dinámicas que se generan en el aula de clase. Según Jolibert (2009), el proyecto de aula es una herramienta de cambio en las prácticas pedagógicas de aula y al desarrollarlos el maestro dinamiza los ambientes de aprendizaje con procesos significativos para que los estudiantes construyan conocimiento a partir de la interacción en el aula.

Para dinamizar los ambientes de aprendizaje los profesores deben proponer estrategias pedagógicas que conduzcan a la construcción del conocimiento. De acuerdo con Inostroza (2013), las estrategias pedagógicas son secuencias de actividades, procedimientos y recursos que usa el profesor en el aula para facilitar el aprendizaje de los educandos. Una estrategia metodológica es el proyecto pedagógico de aula que de acuerdo con el Ministerio de Educación Nacional (MEN), es un conjunto de actividades que se organizan para la formación integral de las personas y gira en torno a una problemática o intereses de los educandos (MEN, 1998).

En la figura 3, se muestran que aspectos hacen parte de la pedagogía por proyectos como estrategia pedagógica para el desarrollo de procesos de lectoescritura en el aula de clase.

Figura 3. Proyectos pedagógicos de aula como estrategia pedagógica para el desarrollo de lectoescritura (Fuente: MEN, 1998).
Figura 3. Proyectos pedagógicos de aula como estrategia pedagógica para el desarrollo de lectoescritura (Fuente: MEN, 1998).

De acuerdo con Rincón (2012), a través de la pedagogía por proyectos el docente logra integrar las diferentes disciplinas del conocimiento que  apunten a la consecución de objetivos de aprendizaje  pertinentes a la formulación del proyecto. La construcción de conocimiento parte de los saberes previos de los estudiantes y se transforma desde las interacciones en el aula a través de las diferentes áreas del conocimiento que nutren el desarrollo del proyecto.  

De la misma manera el autor anterior, afirma que la pedagogía por proyectos fomenta la educación democrática, porque le permite a los educandos participar en la toma de decisiones para acordar trabajo colaborativo y cooperativo; involucra al estudiante en los procesos de evaluación a través de la participación activa promoviendo autoevaluación y coevaluación en las diferentes etapas del proyecto.

De acuerdo con Roma (1999), los proyectos pedagógicos de aula son definidos como el  instrumento pedagógico  que facilita la enseñanza a partir de las necesidades e intereses de los educandos basados en el currículo. La finalidad de emplearlos en el aula es la transformación de las prácticas de aula para mejorar la calidad educativa en los establecimientos educativos. 

La pedagogía por proyectos es una estrategia que tiene su origen y razón de ser en la escuela y los educandos; mejora los ambientes de aprendizaje que gira en torno a la interacción de profesores, alumnos y comunidad educativa para buscar alternativas de solución a problemáticas pedagógicas presentadas en la escuela. En esta metodología se plantean acciones a corto, mediano y largo plazo que sirvan para suplir las necesidades encontradas en el entorno escolar (Amarista, 2001).   

De acuerdo con Cerda (2001), la pedagogía por proyectos explora las áreas de interés dentro del currículo a partir de la detección de fortalezas y debilidades de los educandos. Estas propuestas metodológicas relacionan recursos humanos, materiales y técnicos con el fin de mejorar las prácticas en la escuela y transformar la construcción de conocimiento desde las diferentes disciplinas del saber.

De acuerdo con Camps (1996), el proyecto pedagógico de aula es un plan que se propone con libertad para dar solución a una problemática detectada en el aula de clase o a una tarea que se debe realizar. Dependiendo el interés hacia dónde se enfoca el proyecto se puede determinar dos tipos de proyectos: uno orientados al saber (netamente cognitivo) y otro orientado al hacer (para desarrollar competencias).

Para formular los proyectos pedagógicos de aula se han establecido diversas propuestas o metodologías que permiten sistematizar estas experiencias significativas de conocimiento.

Fases del proyecto pedagógico de aula.

El Ministerio de Educación, Cultura y Deportes de Venezuela (2005), sugiere el desarrollo de las siguientes etapas para la formulación y ejecución de los proyectos pedagógicos de aula; en primer lugar se realiza el diagnóstico para caracterizar el contexto educativo e identificar necesidades, formulación del problema que permite establecer objetivos y actividades, la ejecución del proyecto y la evaluación que permite valorar los avances de los estudiantes en sus procesos de aprendizaje de acuerdo con las necesidades detectadas.

Bottoms y Webb (1988), proponen  algunas estrategias para la formulación de proyectos de aula: determinar el problema por medio de una o dos frases que lo describan, presentar el propósito del proyecto de forma clara y precisa que orienten la planeación de acciones a seguir, concertar con los educandos roles, reglas de trabajo y actividades a desarrollar lo mismo que la forma de trabajo individual y colectivo; como parte final se tienen que especificar los criterios de evaluación para determinar los desempeños de los educandos durante la ejecución del proyecto y los productos finales que evidencien los aprendizajes construidos.

Para el Laboratorio Educativo Regional de El Noroeste (2006) la pedagogía por proyectos ayuda al profesor a la consecución de objetivos de aprendizaje en el aula. Para facilitar su formulación considera diversos momentos:

  • Título del proyecto que debe ir precedido por una breve descripción de su  contenido.
  • Formular objetivos del proyecto en relación con el área o áreas a trabajar.
  • Definir los conocimientos previos que deben tener los educandos.
  • Definir los recursos necesarios para su ejecución.
  • Programar actividades definiendo tiempo requerido para cada una, productos y fechas de revisión.

Álzate (2005),  por su parte propone la formulación de proyectos en un trabajo conjunto con los educandos a través de 4 etapas: planeación, ejecución, socialización de productos y evaluación del proyecto. Para valorar los trabajos y resultados obtenidos por esta metodología se hace necesario escribir estas experiencias que pueden servir a otros contextos educativos como ejemplos, permitiendo conocer el trabajo que los profesores hacen en la escuela

¿Qué te pareció este post? Ayuda a mejorarlo con tus obervaciones

¡Compártelo en tus Redes Sociales!

La información que te presentamos es completamente sin ningún costo. Hemos invertido cientos de horas de investigación y estudio para ofrecerte la mejor información y material didáctico. Con un Like / Me gusta o simplemente compartiéndolo en tus redes sociales nos motivas a seguir trabajando para ti. ¡Te lo agradecemos mucho!