Los fundamentos filosóficos y psicológicos para una educación humanista

 

INTRODUCCIÓN: UN CONTINUO RETO. ¿ESTABLECIENDO FUNDAMENTOS O CONSTRUYENDO FUNDAMENTOS?

NUESTRO DESEO DE VIVIR: LA FUENTE DE LOS FUNDAMENTOS

  1. Este es un proceso dialéctico, un proceso de avance y retroceso, de progreso y declinación, de descubrimiento y oscuridades pero allí está la fuente de los fundamentos de lo educativo.

EL DEBER DE SER HUMANO: LA HUMANIZACIÓN COMO PROYECTO INDIVIDUAL Y COLECTIVO POSIBLE

  1. Si todas las formas en que se va concretando el ser humano fueran igualmente humanizantes la educación no tendría ningún sentido; bastaría con dejar que cada hombre o mujer fueran creciendo en contacto con otros y ya estarían educados.
  2. La educación es un proceso que tiene una intencionalidad, unos supuestos sobre lo que es ser humano y cómo lograrlo, cómo cumplir con ese deber o vivir ese reto.

EDUCACIÓN PERSONALIZANTE: LA EDUCACIÓN ES UN DESCONOCIDO CONOCIDO

  1. Educación personalizante es la imagen o el nombre simbólico que quiere comunicarnos que la educación concreta es en realidad un “desconocido conocido”, un desconocido que conocemos que desconocemos y al cual nos vamos aproximando de manera acumulativa y progresiva en la historia.

LOS CAMPOS PROBLEMÁTICOS PARA LA BÚSQUEDA HUMANA EN EL CAMBIO DE ÉPOCA

  1. Campos problemáticos por demás complejos dada la situación de crisis generalizada que estamos viviendo a nivel mundial en la que pareciera que nada altera el desastre pero en la que la Educación está replanteándose como una posibilidad de esperanza hacia un futuro posible en medio del futuro impuesto y del futuro azaroso.

LOS CAMPOS PROBLEMÁTICOS EN LO PSICOLÓGICO

  1. El desarrollo e incorporación de las visiones constructivistas plantean otros retos importantes para la educación que implicarían un cambio muy profundo en la forma en que se concibe la enseñanza.

LOS CAMPOS PROBLEMÁTICOS EN LO FILOSÓFICO

  1. Los fundamentos de lo educativo se encuentran cuestionados desde su raíz por estos dos factores. ¿Qué hacer ante esto? ¿Resignarnos a cumplir la función de guardería, de guardiana de las generaciones jóvenes para evitar los riesgos de tenerlos en las calles pero sin aportarles mayor cosa a su desarrollo?
  2. El no tener acceso a LA VERDAD ABSOLUTA no implica que los seres humanos no podamos generar conocimiento verdadero –con certeza o probabilidad- y afirmar juicios verdaderos, aunque estos sean relativos e históricos.

CONCLUSIONES: LA REVALORACIÓN DE LA EDUCACIÓN Y LA BÚSQUEDA PERMANENTE DE FUNDAMENTOS

  1. La educación es un acto de amor y nadie ama dos veces con los mismos ojos y por ello, es necesario que tengamos claro que para buscar el desarrollo y la praxis de la educación humanista no podemos poner los fundamentos o las normas en formulaciones teóricas, en modelos, en filosofías, en métodos, o en formas de entender la educación que son siempre relativas y cambiantes sino que tenemos que ir explorando los fundamentos permanentes, transculturales y transhistóricos que se encuentran en las exigencias trascendentales de nuestro deseo de vivir y a partir de su ejercicio y apropiación , seremos capaces de distinguir, discernir e integrar los avances y valores de cada formulación y descubrimiento progresivo y limitado para ir haciendo que la operación de nuestro sistema educativo se vaya volviendo cooperación: contemplar (las exigencias de autenticidad) , confluir (en nuestros esfuerzos de actualización de lo que se descubre como fundamento en cada momento histórico).

Ser universitario en el siglo XXI: la disyuntiva

  1. Se presenta una disyuntiva para cada universitario concreto que pasa por las aulas: la alternativa que va entre elegir la formación universitaria solamente como capacitación para un empleo remunerado y la que lleva a una visión completa y compleja del ser universitario. Esta es una decisión permanente para cada estudiante y es un reto que tiene que asumir cada uno al enfrentarse con estas visiones que la universidad pretende presentarle.

EL APORTE IGNACIANO: MISIÓN

  1. Un sujeto integral
  2. Un Sujeto social
  3. Un sujeto histórico
  4. Un sujeto trascendente
  5. Una formación de excelencia que entienda el humanismo como un reto para la calidad educativa en constante mejora en el sentido del Magis ignaciano., es decir, no con la simple búsqueda de una calidad pragmáticamente entendida sino como el esfuerzo constante y trascendente por buscarla “mayor gloria de Dios” a través del camino hacia el continuo desarrollo.

CONCLUSIONES

Con respecto a la lectura y mi opinión personal, puedo decir que el proceso educativo cuando se acentúa el desarrollo en un solo sentido se crean seres humanos incompletos, todo plan de estudios que tienda al equilibrio debe ofrecer, promover el desarrollo en ciencias, en técnicas, en letras, en moralidad, en vida política, en vida afectiva de los educandos.

Tengo entendido, que desde la historia de la educación, han sido en constante, las afirmaciones “educar para la sociedad”, “educar para la inserción laboral”, “educar para el desarrollo económico” y otras similares que se expresan. Esto hace que tales fines, hacen un proceso educativo un fenómeno social o con carácter instrumental y parecen dejar de lado la centralidad de la persona humana en la educación.

Debemos tener presente que el fin último de la educación no es la perfección en las tareas de la escuela, sino la preparación para la vida; no la adquisición de hábitos de obediencia ciega y de diligencia prescrita, sino una preparación para la acción independiente. Debemos tener en cuenta que cualquiera que sea la clase social a que un discípulo pueda pertenecer y cualquiera que sea su vocación, hay ciertas facultades en la naturaleza humana, que son comunes a todos y que constituyen el caudal de las energías fundamentales del hombre. No tenemos derecho a privar a nadie de las oportunidades para desenvolver todas estas facultades. Puede ser discreto tratar alguna de ellas con marcada atención y abrigar la idea de llevar otras a su más alta perfección. La diversidad de talentos e inclinaciones, de planes y de aspiraciones, es una prueba suficiente de la necesidad de tal distinción. Pero, repito que no tenemos derecho a impedir al niño el desenvolvimiento de aquellas otras facultades que en el presente no podamos concebir como muy esenciales para su futura vocación o situación en la vida.

Que quiero decir con esto, que la educación debe procurar la formación humana propiamente dicha: o sea una formación articulada, sistemática e intencional con la finalidad de fomentar valores personales y sociales que incluyan a la persona en su totalidad. Atender a las diferencias es parte de una formación integral en la que se considera dar a cada uno lo que necesita, lo que colma sus aptitudes y apetencias.

¿Qué te pareció este post? Ayuda a mejorarlo con tus obervaciones

¡Para continuar regalanos un LIKE!

Para continuar viendo la información dale Like aquí abajo y esta ventana se cerrará automáticamente en 5 segundos…

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Pinterest