La pedagogía contemporánea

 
Pedagogía contemporánea
Pedagogía contemporánea

El conocimiento científico, a su vez, es el reflejo fenoménico en la conciencia del hombre del ordenamiento espacio temporal del mundo material y de la sociedad, en su devenir evolutivo e histórico, que conlleva implícitamente, de manera esencial, la renovación constante del mismo. Lo anterior nos da las bases para la pedagogía contemporánea.

CONCEPCIONES PEDAGÓGICAS CONTEMPORÁNEAS

El Hombre llega a conocer su entorno material y social, del cual es parte o elemento inseparable, mediante un complejo proceso de aprendizaje el cual lo educa y capacita, que equivale a decir, lo faculta para interactuar con ellos de manera lógica y dialéctica, sustentadora de su necesario desarrollo sostenido y sostenible.

Considerada primero como el ARTE DE ENSEÑAR, la Pedagogía contemporánea se la tiene en la actualidad como una ciencia particular, social o del hombre, que tiene por objeto el descubrimiento, apropiación cognoscitiva y aplicación adecuada y correcta de las leyes y regularidades que rigen y condicionan los procesos de aprendizaje, conocimiento, educación y capacitación.

Se ocupa, en su esencia, del ordenamiento en el tiempo y en el espacio de las acciones, imprescindibles y necesarias que han de realizarse para que tales procesos resulten a la postre eficiente y eficaces, tanto para el educando como para el educador. El sustrato metodológico de la Pedagogía contemporánea actual como ciencia es materialista y dialéctico.

La Iglesia y la educación

Pedagogía eclesiástica fundada por Ignacio Loyola, un particular de los Jesuitas. La Pedagogía de los Jesuitas surge para afianzar el poder del Papa y fortificar la Iglesia amenazada por la reforma protestante. Su objetivo fundamental es poner al servicio de la Iglesia Católica al hombre disciplinado que las circunstancias requerían.

Una vez señalados estos antecedentes puede decirse que la Pedagogía Tradicional comienza a gestarse en el siglo XVIII con el surgimiento de las escuelas públicas en Europa y A. Latina como resultado del auge y el éxito de las grandes revoluciones republicanas de los siglos XVII y XIX, las que se basaron en la doctrina política y social de liberalismo (www.unacar.mx.)

El tiempo y las circunstancias que vividos, invitan a acudir a las fuentes de fe de donde surgió y surgirá la genuina educación católica. La fe ha contribuido a configurar una manera de ser y una manera de educar. La fe vivida y profesada por la Iglesia a través de la historia ha sido la génesis y la misma configuración de la escuela católica. En consecuencia, la respuesta primera a los retos antes analizados invita a llevar a cabo una honda reflexión sobre la identidad propia de la escuela católica conforme a los principios cristianos que la informan.

La escuela católica es una institución educativa que la Iglesia pone al servicio del hombre y de la sociedad, al mismo tiempo que responde al derecho de los padres a que sus hijos reciban la formación religiosa y moral conforme a sus convicciones. El Estado debe garantizar la libre opción de los padres con aquellos proyectos educativos que respondan a sus convicciones. Este derecho está ampliamente refrendado por la Declaración de los Derechos Humanos, Tratados Internacionales, Pactos Internacionales y otras Declaraciones de altos Organismos Internacionales que instan a las naciones para que cumplan y garanticen los derechos de las familias a la educación de sus hijos según sus convicciones y se facilite el ejercicio de la libertad de enseñanza.

La escuela católica está al servicio de la educación no por ningún privilegio o concesión del Estado, sino para ofrecer este tipo de formación católica a los que libremente quieran acceder a ella. Del mismo modo, la formación religiosa que se recibe a través de las clases de religión en las escuelas no es tampoco una concesión del Estado, sino una respuesta al derecho que asiste a los padres de recibir para sus hijos la formación conforme a sus propias convicciones religiosas y morales, (www. conferenciaepiscopal.es)

En el siglo XIX, por la práctica pedagógica y el desarrollo que alcanza el Liberalismo, esta tendencia pedagógica alcanza el esplendor que le permite considerarla un enfoque pedagógico como tal concede a la escuela el valor de ser la Institución Social encargada de la educación de todas las capas sociales, es la primera institución social del estado nacionalista para la política de orientación social a partir de esta concepción de la escuela como institución básica que educa al hombre en los objetivos que persigue el Estado y la Pedagogía.

La educación desde la concepción marxista

La educación técnica y profesional tiene su origen en la etapa colonial, Este tipo de educación fue evolucionando de manera muy lenta y poco coherente, debido a las condiciones socioeconómicas existentes Martí (1853-1895) y otros se pronunciaron a favor de la necesidad de la educar e instruir al obrero durante la enseñanza de los oficios y profesiones, así como presentaron vías y métodos para su mejor aprendizaje, estando a tono con lo más avanzado del pensamiento pedagógico internacional de la época.

Otra destacada personalidad que se interesó por la educación y la pedagogía fue la rusa Nadiezhda Konstantinovna Krupskaya (1869-1939). Se preocupó,  por la enseñanza politécnica y la instrucción y aprendizaje profesionales, significó el método más eficaz para lograr el aprendizaje de una profesión u oficio, al apuntar que “… la escuela profesional del nuevo tipo debe guardar íntima relación con la vida y que parte del aprendizaje debe realizarse en la fábrica, en el ambiente en que el alumno trabajará como obrero calificado. Toda escuela debe estar vinculada con la vida; y la profesional, más que cualquiera otra.” (Krupskaya, 1986).

Es de alta significación en estos momentos, que la enseñanza conduzca al estudiante al dominio de los métodos de trabajo tecnológico, sistematizando sus complejos de acciones y operaciones en diferentes situaciones prácticas, apoyado en las invariantes de las ciencias, preparando al futuro profesional para la adaptabilidad ante el incesante perfeccionamiento de los procesos profesionales, (www.educar.org)

¿Qué te pareció este post? Ayuda a mejorarlo con tus obervaciones

¡Para continuar regalanos un LIKE!

Para continuar viendo la información dale Like aquí abajo y esta ventana se cerrará automáticamente en 5 segundos…

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Pinterest