Gestión de Servicios y la Educación vista como un Sistema de Servicio (IV)

 

El crecimiento del sector del servicio está basado en los avances de las tecnologías de la información, innovación, cambios demográficos y la educación que crea una nueva demanda. Si analizamos en nuestro alrededor podemos encontrar que las empresas que hacen un uso correcto de las tecnologías de la información están entregando un plus al servicio o producto que prestan, y a mi parecer es el mismo plus que le falta a nuestro sistema educativo que pudiera ser innovadora a nivel mundial.

Un punto importante, que nos comparte Fitzsimmmons de las economías basadas en servicios, es que las sociedades tienen límites para el consumo de productos, pero no tienen límites para el consumo de servicios. Un ejemplo interesante han sido las últimas recesiones que ha tenido Estados Unidos, en las cuales se perdieron muchos trabajos relacionados con la manufactura, cosa curiosa que en la actualidad muchos de esos trabajos han sido o están siendo trasladados a países como México. Sin embargo, los trabajos relacionados al los servicios se incrementaron. Fitzsimmons nos demuestra un fenómeno curioso que sugiere que los consumidores posponen comprar productos, pero no sacrifican los servicios básicos como la educación, teléfono, servicios bancarios, salud, o servicios públicos en tiempos de crisis. Si analizamos lo que Fitzimmons nos está diciendo, vemos que el futuro de los empleos mejor pagados está en los relacionados a los servicios. Sin embargo, estos empleos en servicios necesitan de personas preparadas, capaces y competentes para desenvolverse en su ambiente laborar.

Los empleos en las sociedades postindustriales también han estado sufriendo cambios, según Michelle L. Casto, se ofrecen más oportunidades laborales, se da mayor libertad de escoger entre una gran variedad de trabajos y tareas, hay mayor flexibilidad en el trabajo, mayor control de los tiempos, mayor libertad de expresión en los trabajos, oportunidad de desarrollar otras habilidades trabajando en otras industrias y ambientes.

En lo personal estoy de acuerdo con lo señalado por Michelle L. Casto, aunque existen empleos en los que no se cumplen las mencionadas características, también me he topado con empleos en los cuales se nos brindan las posibilidades de por ejemplo trabajar desde casa, tomar una junta desde la comodidad de nuestra sala o en un hotel frente a una playa, las personas tienen tiempo para pensar ya no solo en el trabajo, sino también hacer otras actividades que nos gusten como continuar con nuestro aprendizaje en otras áreas dejando atrás la monotonía y el individualismo a una vida de mayor relación con las personas y con uno mismo. Desgraciadamente, no todas las personas de nuestro país corren con la misma suerte y oportunidades debido a la falta de educación necesaria para transitar a una economía basada en servicios. Castro nos muestra el contexto estadounidense en general, que desafortunadamente no es del todo compatible con la realidad que vivimos en México.

No es raro notar que países como Japón, procuran darle a su sociedad mayor educación, la cual es necesaria para que una nación se convierta en una sociedad postindustrial, la cual requiere habilidades técnicas y profesionales de sus habitantes de acuerdo a lo mencionado por Fitzsimmons. Analizando lo anterior, nos damos cuenta del grave problema y atraso que tenemos en México, el cual no invierte lo suficiente en educación y lo poco que invierte es mal empleado, lo que genera que nuestro país produzca los suficientes profesionistas capaces de convertir a nuestra sociedad en postindustrial como lo menciona Fitzsimmons. Tal vez aquí radique parte del problema educativo que tenemos hoy en día. Tal vez estamos viendo a los estudiantes como simples productos, o la enseñanza la vemos como un producto intangible que solo es cuestión de entregarla. El presente ensayo está orientado a cambiar esa perspectiva y tratar de ver la Educación como un servicio.

Jeffrey Puryear (1997) nos menciona que para alcanzar los objetivos se requiere de sistemas educacionales que sean sensibles a los cambios económicos y sociales y capaces de ajustarse para satisfacer las demandas de diversas clientelas. El artículo, escrito en 1997, nos habla sobre algunos elementos que nos suenan familiares. Nos habla sobre el satisfacer las demandas (satisfacción de expectativas), de los clientes, ajustes (gaps). Creo que entre líneas podemos encontrar que el sistema que nos menciona Jeffrey Puryear debiera estar orientado a los servicios.

Baron and Harris (2006) nos ofrecen una nueva forma de enseñanza y aprendizaje. Nos dicen que actualmente el rol del alumno, en un aprendizaje tradicional, es el de un receptor pasivo de lector de materiales, por lo que requieren evaluar ideas de otros que son presentados en libros y en artículos. Al final, actúan como defensores de las compañías y ven a los consumidores como recursos operandos que pueden ser segmentados. Las habilidades de los alumnos están orientadas hacia la capacidad de análisis y de cómo llevar acabo evaluaciones críticas. El rol de los maestros es generalmente concentrarse en enseñar. La currícula, nos dicen los autores, está dictada normalmente por los capítulos de los libros de texto, ejercicios asociados y casos de estudio, limitados rígidamente. También nos hacen reflexionar sobre el uso de la tecnología de la información, la cual en la educación tradicional, sólo es utilizada por los estudiantes para tener acceso a datos secundarios mediante medios electrónicos.

¿Qué te pareció este post? Ayuda a mejorarlo con tus obervaciones

¡Para continuar regalanos un LIKE!

Para continuar viendo la información dale Like aquí abajo y esta ventana se cerrará automáticamente en 5 segundos…

Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On YoutubeVisit Us On Pinterest