Evaluación de la escritura

 
Evaluación de la escritura
Evaluación de la escritura

La evaluación permite reconocer fortalezas y oportunidades de mejoramiento de los procesos de escritura de los educandos. De acuerdo con Cassany (2000), se propone la evaluación de la producción escrita teniendo en cuenta ortografía, caligrafía, vocabulario empleado, uso adecuado de estructuras gramaticales, coherencia , cohesión y estructura del texto.  Cada una de ellas aporta al significado e intención comunicativa del escritor puesto que la evaluación no solo debe tener en cuenta la forma del escrito sino que debe dar cuenta de su significado a los lectores.

De acuerdo con Fromm (2009), la evaluación en los procesos de escritura debe ser formativa, procesual y continua que permite al educador recolectar información para retroalimentar sus estrategias de enseñanza y el aprendizaje de los educandos. La evaluación formativa debe conocer el avance de los educandos en los procesos de lectoescritura, reforzar el aprendizaje, generar situaciones que faciliten la producción de textos orales y escritos que sean significativos para los educandos, reorientar las estrategias metodológicas cuando sean necesarias e informar a los educandos sobre sus fortalezas y oportunidades de mejora.

Desde la perspectiva de Graves (1987, citado por Morales, 2004), explica la evaluación integral de la lectura que debe tener en cuenta la escritura como proceso y la escritura como producto;  la escritura como proceso secuencial de la producción en tres etapas: preparación, producción y edición; como el producto final que es el texto en sí.

De acuerdo con Mostacero (1999), los docentes deben tener en cuenta que la evaluación de la escritura no solo se reduce a la ortografía y caligrafía. En la evaluación de un texto se debe evaluar la forma y el contenido del mismo. Por esta razón, propone algunos criterios que se deben tener en cuenta a la hora de evaluar procesos de escritura. Los escritos se evalúan teniendo en cuenta ortografía, caligrafía, diseño de la página (sangrías, márgenes, interlineado, espacios, distribución de los párrafos), uso apropiado del vocabulario, la estructura del discurso de acuerdo al tipo de texto y por último la secuencia lógica con inicio, desarrollo y cierre.

Desde los Lineamientos Curriculares para el área de lenguaje (1998),  se propone la evaluación a través del análisis de textos escritos por los niños desde tres dimensiones fundamentales: superestructura del texto, estructura del texto y expresión gráfica. Dejando de lado la percepción del texto como medio de  transmisión de información a una función comunicativa que le permite al escritor emplear su producción con una intención comunicativa. Los criterios para la evaluación se establecen desde diferentes niveles de análisis: coherencia y cohesión local, coherencia global, coherencia y cohesión lineal y pragmática. Para desarrollar procesos de escritura en la escuela el profesor debe orientarlos a la producción escrita desde una perspectiva funcional y comunicativa que lleven al educando a la producción de discursos formalmente bien construidos y que le permita desarrollar competencias comunicativas en el aula.

¿Qué te pareció este post? Ayuda a mejorarlo con tus obervaciones

¡Compártelo en tus Redes Sociales!

La información que te presentamos es completamente sin ningún costo. Hemos invertido cientos de horas de investigación y estudio para ofrecerte la mejor información y material didáctico. Con un Like / Me gusta o simplemente compartiéndolo en tus redes sociales nos motivas a seguir trabajando para ti. ¡Te lo agradecemos mucho!