Análisis de la lectura: “Por una Ética del consumo” de Adela Cortina

 

Con respecto a la lectura, mi opinión es, que el consumo de productos comerciales se incrementó a partir de los 80’, 90’ y actualmente en el 2000. Casi la mayoría de países, se volvió indispensable, el consumir productos comerciales como; los alimentos, tecnología, vestimenta y vivienda para una mejor comodidad en tu persona.

Las grandes empresas han tenido un verdadero éxito en sus negocios y claro para los políticos ha sido un verdadero beneficio en sus proyectos a futuro.

Pero que hacemos los individuos, consumimos demasiado pero no nos damos cuenta de que nos está afectando. Nos quejamos de estar enfermos, no hay doctores y si hay, brindan un mal servicio y aparte cobran caro, los medicamentos han sido modificados, solo en México existe muchas cosas en las cuales necesitan el apoyo de construcción de casas para los pobres, no hay comida en pueblos, las calles están llenas de baches, existe un mal servicio en drenajes, pero qué hacemos los individuos de la ciudad, desperdiciamos luz, queremos un coche, nuevo celular, la ropa que está de moda, una mejor vivienda, comida rápida y eficaz. Es a veces, cuando me pongo a pensar y digo, no solo nosotros nos afectamos sino también afectamos e involucramos a personas exteriores, las personas que viven en los pueblos también son involucradas en comprar coche, nuevas tecnologías, comida y demás. Nosotros mismos, estamos haciendo que este país se vuelva más capitalista de lo que ya es.

Estos son factores sencillos, en los que te das cuenta que las nuevas tecnologías, comida enlatada, vestimenta y vivienda han hecho que nosotros caigamos en la tentación de consumir.

Por lo menos en lo personal, me da pena que México sea un país capitalista, materialista. Para empezar no nos beneficia y mucho menos sirve para la economía del país.

En conclusión, pienso que el ser consumista no es un factor indispensable si no el factor más repugnante que ha creado el ser humano, y que hacen los empresarios, se ríen y gozan de nuestro dinero. Para empezar, ni nos forma como ser humanos y mucho menos nos crea mejor cultura personal. Somos un país, poco inteligente y eso lo provocamos nosotros mismos.

BIBLIOGRAFIA.

Adela Cortina. 2002 “Por una Ética del consumo”. Pags. 356. Madrid. Sociedad y Cultura. Ed. Taurus.

¿Qué te pareció este post? Ayuda a mejorarlo con tus obervaciones

¡Para continuar regalanos un LIKE!

Para continuar viendo la información dale Like aquí abajo y esta ventana se cerrará automáticamente en 5 segundos…